El cannabis de EE.UU. se ve obligado a cotizar en Canadá

La prohibición federal del cannabis en EEUU impide a las compañías del país cotizar en Wall Street

 

Algo inusual ocurre cuando compañías de cannabis estadounidenses no pueden cotizar en Wall Street, pero sí pueden hacerlo las canadienses. Al mismo tiempo, el cannabis estadounidense se ve obligado a cotizar en Canadá. Esto se debe a la prohibición federal de la marihuana en EE.UU. Dado que las empresas de cannabis canadienses que cotizan en Wall Street no operan en EE.UU., no violan ninguna ley federal. Pero a compañías estadounidenses como Medmen, una cadena de dispensarios de marihuana con sede en Los Ángeles, no les queda otra que cotizar en la CSE, la bolsa de valores canadiense. Lo mismo están haciendo muchas otras empresas estadounidenses, mirando al norte para cotizar en la bolsa de sus vecinos, mientras que estos miran al sur.

 

A pesar de que el cannabis medicinal es legal en 30 estados y el recreativo en 10, las leyes federales de EE.UU. siguen considerando, en un ejercicio de ignorancia o hipocresía institucional de alto calado, que no tiene ningún uso medicinal aceptado, además de poseer un alto potencial de adicción (ambas cosas radicalmente falsas), por lo que las compañías cannábicas del país no solo no pueden cotizar en las bolsas de valores de EE.UU., sino que no pueden obtener ni el servicio financiero más básico.

 

Los puretas que confunden legal y legítimo, particularmente en EE.UU., podrían sufrir de cierta disonancia cognitiva al reflexionar estas palabras de Chand Jagpal, director financiero de Prime Harvest, una empresa productora de cannabis de California: “Desde el punto de vista canadiense, no es una actividad ilegal, desde el punto de vista estadounidense, sí lo es.” ¿En qué clase de mundo vivimos cuando una misma actividad en dos países vecinos, que además son potencias económicas, sociales y culturales muy próximas entre sí, puede llevarte en un caso a la cárcel y en el otro no?

 

Por ello, el director ejecutivo de MedMen, Adam Bierman reconoce que “no hay carreteras rectas y no hay caminos claros.” Uno de esos caminos es, como ha hecho Prime Harvest, realizar una fusión inversa, en esta ocasión con la empresa canadiense ME Resource Corp., para cotizar en el CSE, también conocida como la “bolsa de cannabis” (nombre de broma que tiene mucha más gracia en español por el doble sentido generado y que no ocurre en inglés: cannabis stock exchange), porque 76 de sus 379 empresas se dedican a la controvertida planta.

 

Estados Unidos pierde posibilidades de mercado por la prohibición federal del cannabis de EEUU

 

Pero ya hay quien empieza a ver lo fastidiosa que es a nivel económico la prohibición federal de cannabis en EE.UU. Troy Dayton, director ejecutivo de The Arcview Group, una empresa de investigación del mercado del cannabis, teme que “si los EE.UU. no se ponen de acuerdo y no resuelven este conflicto federal-estatal, vamos a perder un negocio que debería ser nuestro”. Las bolsas de valores de EE.UU. ya empiezan a acusar la pérdida de comisiones asociadas a la cotización, los bancos pierden financiación… asi lo ve Jason Zandberg, un analista de PI Financial que cubre Cronos, una compañía canadiense de cannabis, quien afirma que “los intercambios como el CSE están adquiriendo relevancia en América del Norte, mientras que hace tres o cuatro años el CSE ni siquiera era relevante en Canadá. Hemos visto muchas empresas que han adoptado el sector del cannabis y han superado a sus competidores que no lo han hecho”.

Y ya sabemos cómo son estas cosas: cuando el bolsillo comienza a verse seriamente afectado, parece que la voluntad política comienza a aflorar. O eso queremos creer.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *