Granja en el condado de Humboldt, California.

California pretende regular el trabajo en las granjas de cultivo de cannabis

Debido al incremento de personas que viajan cada año a California como temporeros del cannabis, las autoridades se han visto obligadas a abordar un marco regulatorio que ampare los derechos laborales del escalón más bajo de la industria cannábica americana: los trimmers.

La legalización del cannabis en California ha traído consigo la explosión de la industria cannábica en el estado. Esta industria, en gran medida, depende de la mano de obra extranjera que acude a las granjas de cultivo cada año, a trabajar de temporeros como trimmers (podadores o manicuradores en castellano).

El fenómeno conocido como trimmigration (unión de los términos trimmer e inmigrant) se ha visto desde sus inicios ensombrecido por la ilegalidad. En un primer momento completa, debido a la situación del producto con el que se trataba, la hierba. Ahora que el cannabis (como producto) ha normalizado su situación legal, son sobre todo los aspectos de legalidad laboral los que más importan.

Pareja de 'Trimmigrants' alemana en California.

Pareja de ‘Trimmigrants’ alemana en California.

Aprovechando que California está realizando el mayor esfuerzo en la historia del estado para sacar el cannabis del mercado negro, es cuando se están tomando más en serio las cuestiones referidas a la mano de obra. Esto no es debido sólo a que es un trabajo que (de momento) no cotiza en las arcas del estado en forma de impuestos.

La falta de un marco normativo laboral diseñado para la mano de obra de este sector está creando una serie de carencias, en los derechos básicos de los trabajadores, que suponen la ausencia de una seguridad e infraestructura laboral que afiance al cannabis como una industria asentada.

Trabajadores manicurando en una granja californiana.

Trabajadores manicurando en una granja californiana.

Desde 2014 el gobierno del estado lleva confeccionando un plan regulatorio para garantizar estos derechos laborales de los que hablamos, pero es ahora, cuando se pretenden sentar junto a las organizaciones y empresas cannábicas para configurar un plan que acabe con los problemas de explotación laboral y abuso que se está dando en algunas granjas californianas de producción cannábica.

Según palabras de unos de los responsables de la Unión Cannábica de California, Brian Shields:

“Necesitamos unidad total en toda la comunidad cannábica para poder hacer fuerza y organizarnos. Así podremos comenzar la conversación con el gobierno sobre la parte más importante de la industria: la mano de obra.”

Se espera que el proyecto de ley que se esta confeccionando entre en vigor a mitad del 2018.

Problemas para las pequeñas granjas familiares en California

Los pequeños agricultores y cultivadores de la zona de Humboldt (de la que ya os hablamos en Nekwo) en la zona costera del estado, no están de acuerdo con la estandarización de las leyes laborales sobre las granjas de marihuana.

Brian Shields, uno de los responsables de Cannabis Union California.

Brian Shields, uno de los responsables de Cannabis Union California.

Estos creen que si tienen que adecuarse a las normativas que pretenden (como la creación de una casa para el alojamiento de los propios trabajadores del cultivo, la instalación de infraestructura para minusválidos, zonas de sombreado y un largo etc.) muchos se verían obligados a cerrar. Hacer frente al montante que supone hacer todas esas reformas dentro de las granjas, supondría un gasto imposible para muchos granjeros autóctonos.

Por ello, son muchos los que piden que se cree un fondo de ayudas para la adecuación de las instalaciones o se podrán palpar los efectos que traerá consigo la reforma legislativa. Apuntan a una bajada de salarios, una menor jornada laboral, serán las primeras consecuencias de una implantación del plan que se pretende.

Además, argumentan que se debe de defender al pequeño agricultor local para no permitir que se formen monopolios y grandes empresas de cultivo que acaben con la cultura cannábica de la zona.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *