Bután, el tesoro verde del Himalaya

Bután: Cannabis silvestre entre grandes lagos

El reino budista de Bután, situado en la cordillera del Himalaya alejado del mainstream y la vida urbanita a la que muchos estamos habituados, es un lugar idílico en el que los más cannáfilos podrán disfrutar del mejor turismo cannábico compaginándolo con preciosos paisajes, grandes lagos y mucha historia.

 Para los autóctonos del país, Bután, significa en su lengua dzongkha, ‘La tierra del dragón de truenos’, un nombre que difiere bastante de la imagen que debe tener ya que tiene muy poco de Mordor (por lo de los dragones) siendo un bomboncito verde en el que crece el cannabis de forma salvaje y natural, a pesar de no ser muy utilizado por sus propios habitantes.

Bandera de Bután, con el dragón de truenos

Bandera de Bután, con el dragón de truenos

El país, que se encuentra entre las fronteras de India y China, no tiene salida al mar, pero si goza de una red de lagos y ríos bastante extensa, que dota al pequeño reino de un misticismo ideal para todo aquel que quiera perderse y desconectar de la vida moderna, de su estrés constante. Uno de los indicativos que más muestran que es el lugar idóneo para hacer un viaje retrospectivo y tranquilizador es que, en Bután, en vez de medir el Producto Nacional Bruto para considerar su desarrollo como país, miden la Felicidad Nacional Bruta, pare un aspecto nimio, pero no lo es, porque debido a esto, es reconocido internacionalmente como el país que posee el pueblo más feliz del mundo.

El cannabis en Bután

En el país, el cannabis crece de manera salvaje y natural desde tiempos inmemoriales (los expertos sitúan su origen en la región después del último periodo glacial, hace más de 11.500 años a.C.), de hecho, los habitantes del Reino de Bután lo llevan usando desde hace mucho pero no para lo que estaréis imaginando. En algunas zonas del país, crece de forma tan desproporcionado que ha llegado a ser considerado como una plaga a erradicar, pese a saber y ser utilizada en la región como tratamiento para múltiples afecciones o usos industriales.

Cannabis creciendo salvaje entre las montañas de Bután

Cannabis creciendo salvaje entre las montañas de Bután

Otro de los usos más comunes que tiene el cannabis en el pequeño país es que suele ser frecuente pasto de animales usados para la industria ganadera e incluso para la creación de aceites confeccionados para el uso doméstico, sin propiedades psicoactivas.

En cuanto a la regulación, debido a que parece que la planta no ha tenido mucha tradición cultural, pese a estar rodeado de culturas que sí lo han hecho (tanto la hindú como la China), a día de hoy poseen una legislación un tanto dura contra los que trafiquen o produzcan cannabis o cáñamo, pero los pronósticos son halagüeños para los usuarios, ya que según las autoridades, su consumo comienza ha aumentar, sobre todo en las generaciones jóvenes. Pese a esto, si quieres bajar por cuestiones cannábicas, ten en cuenta que estás muy cerca del Nepal o la India por lo que el acceso tanto a hash de calidad, como a extractos o resinas, no te será complicado conseguir.

Un país de difícil acceso

El único problema que encontraréis si os estáis planteando ir o simplemente os ha molado la idea es que Bután posee una de las regulaciones, referentes al turismo, más restrictivas del planeta. Al año, sólo dejan pasar a un número determinado de turistas extranjeros a los que se les obliga a pagar un impuesto de unos 150 euros al día, pero el gobierno de la región te aprovisiona de un guía (esto es obligatorio) alojamiento y estancia. El mínimo son 5 días.

Bután y sus impresionantes paisajes

Bután y sus impresionantes paisajes

Todo esto es debido la concienciación que tiene este pequeño país en torno al turismo sostenible. Tienen mucha estima a su fauna y flora, a sus paisajes o lagos, y no quieren que el impacto medioambiental del turismo se convierta en un problema. Por ello, prefieren controlarlo y medirlo. Si estas pensando en ir, ve pensando en las fechas y notificándolo a su gobierno para ir tramitando el permiso de estancia. Nosotros en Nekwo nos lo estamos pensando, el pueblo más feliz de la tierra debe de ser visitado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *