Bud and Breakfast: El Airbnb del cannabis

Para la mayoría de consumidores de cannabis, disponer de una cierta variedad de destinos de vacaciones en los que poder fumar a gusto, sin temor a tener problemas con la ley, es algo complicado.

 

Mientras estamos como estemos, en la mayoría de lugares del mundo a los que vayas de vacaciones tendrás que andarte con mil ojos a la hora de consumir cannabis, con todos los riesgos que conlleva hacerlo fuera de tu zona de seguridad. Pero incluso en los lugares más amistosos con el cannabis, tendrás también que ser habitualmente discreto y cuidadoso.

 

Es por ello que ideas como Bud and Breakfast pueden suponer una opción ideal para el consumidor de marihuana que no se la quiere jugar. Consiste en una web que gestiona reservas en hoteles y alojamientos donde se permite el consumo de cannabis e incluso se facilita el acceso al mismo.

 

En su web leemos que “las vacaciones deben ser un tiempo de relax, una oportunidad para realizar tus actividades favoritas sin las preocupaciones diarias. Sin embargo, cuando una de esas actividades involucra cannabis, el destino vacacional perfecto puede ser difícil de encontrar”, y añade que “a pesar de las cada vez más progresistas tendencias en el consumo de cannabis, muchos viajeros se encuentran perdidos a la hora de encontrar hoteles y alojamientos amigables con la marihuana.”

 

Y ese es el hueco que Bud and Breakfast viene a cubrir. La idea se le ocurrió a su fundador Sean Roby cuando comenzó a legalizarse el consumo recreativo de cannabis en algunos estados de EE.UU.

“Mucha gente viene a Colorado [donde el cannabis es legal], va a un dispensario, compra hierba y luego sale a la calle a fumar. Eso no es legal. Queremos ofrecer alojamiento seguro y legal para que la gente tenga una alternativa”, contaba Roby a The Sun, refiriéndose al hecho de que, a pesar de ser el cannabis legal, no se puede consumir abiertamente en la calle. En EE.UU. el consumo recreativo de cannabis es legal en nueve estados. Es posible que hacia finales de año otros cuatro den el mismo paso.

 

Bud and Breakfast: Desde un castillo a una tienda de campaña

 

Los destinos que ofrece Bud and Breakfast por el momento no son muy numerosos, pero es una buena base desde la que hacer crecer la idea. Desde una cabaña en Alaska, hasta una villa con playa privada para hasta 14 personas en Jamaica, podemos encontrar alojamientos con este perfil amistoso con el cannabis en ciudades europeas como Barcelona, París o Londres, así como en países como Colombia, Uruguay, Guatemala… e incluso en Japón (a 600$ la noche, ¡uf!).

 

“Airbnb es una gran compañía” dice Rody. “Agrupa todos los tipos de alojamiento, desde un castillo hasta una tienda de campaña”. Roby puntualiza que eso es precisamente lo que Bud and Breakfast pretende hacer, pero específicamente para el cannabis.

 

Eso sí, Bud and Breakfast se limita a centralizar la información y las reservas, pero las reglas sobre cómo, cuándo y dónde está permitido fumar cannabis las imponen los propietarios de los alojamientos, por los que el sitio recomienda prestar atención extra a esta información. No en todos se puede fumar en el interior. En algunos, el consumo está limitado a las horas nocturnas. En cualquier caso la discreción es siempre recomendable.

 

Fuente: The Sun

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *