La mayoría de británicos a favor de la descriminalización del cannabis

Reino Unido comienza a evidenciar la necesidad de regular urgentemente el cannabis medicinal.

Hace no mucho os hablábamos de Billy Caldwell, un niño británico al que le confiscaron, cuando regresaba de Canadá, su provisión de aceite de cannabis para tratar su epilepsia. Billy tenía una licencia extraordinaria, la primera de este tipo en el Reino Unido, que fue repentinamente revocada. Las crisis epilépticas regresaron, pero la presión mediática hizo que las autoridades le devolviesen parte de la reserva de medicina.

Unos días después Sophia Gibson, una niña de seis años aquejada del síndrome de Dravet, una severa forma de epilepsia infantil, ingresaba en el hospital con la vida pendiendo de un hilo mientras espera que le concedan una licencia similar a la del niño Caldwell.

Ese mismo día, a Hanna Deacon, madre de otro niño con epilepsia, se le permitía ingresar en Inglaterra con una reserva de 5 meses de medicina cannábica para su hijo, tras conseguir una licencia después de ganar una larga batalla con el Ministerio del Interior.

Estamos asistiendo a un a situación no solo incómoda y ridícula, sino horrible, rozando la deshumanización, de la que depende incluso la vida de niños: padres desesperados, en uno de los países más avanzados del mundo, teniendo que luchar por conseguir la medicina que de verdad alivia la terrible condición de sus hijos, la medicina que podría salvarles la vida, una medicina que incluso es cultivada legalmente por algunas empresas dentro del Reino Unido. Si las autoridades se están viendo obligadas a conceder licencias especiales para no cargar con la vida de inocentes niños a sus espaldas, ¿a qué esperan para regular de una madita vez el cannabis medicinal, en vez de jugar de esta forma con la vida de los demás?

 

Los británicos se muestran favorables a la regulación del cannabis medicinal, según revela una encuesta.

Si ahora mismo le preguntásemos a todos los británicos si habría que regular el cannabis para que tuviese un estatus similar al alcohol o el tabaco, muy probablemente una mayoría estaría de acuerdo. Esto es lo que se desprende de una encuesta realizada por BMG Research, miembro del British Polling Council, para The Independent, realizada online sobre 1511 británicos mayores de edad.

Específicamente, en la encuesta se preguntaba a los participantes si apoyan o se oponen a la propuesta de “legalizar el cannabis, para que se venda legalmente en un mercado regulado por el gobierno de la misma manera que el alcohol y el tabaco”. Un 51% apoya la propuesta, repartidos entre un 22% que la apoya totalmente y 29% que la apoya de alguna forma. Un 19% se opone totalmente, un 16% se opone parcialmente (sumando un 35%) y el resto, un 14%, no supo manifestarse en ningún sentido.

A continuación, se les preguntaba “¿Hasta qué punto apoyaría u opondría la despenalización del cannabis, de modo que siga siendo una sustancia controlada no disponible para la venta en el mercado, pero que no esté tipificada como delito (es decir, sin procesamiento por posesión)?”. Los resultados fueron parecidos. Un 52% despenalizaría el cannabis, un 33% se opone y el 16% no se decanta por ninguna opción.

El aumento de la sensibilidad social hacia la necesidad de la regulación del cannabis también se refleja en las manifestaciones de algunas personas de gran relevancia, como es el caso del ex líder conservador y secretario de Asuntos Exteriores William Hague, quien dijo que su partido debería ser “audaz” y abrazar un “cambio decisivo que sería económica y socialmente beneficioso”.  Su punto de vista ha sido respaldado por el jefe de policía de Durham, Mike Barton, quien opina que “el status quo no es sostenible. Está empeorando. Las drogas son cada vez más baratas, más fuertes, más fáciles de conseguir y más peligrosas. A lo largo de los años he llegado a la conclusión de que necesitamos regular el mercado.”

 

El Reino Unido se dispone a revisar la clasificación del cannabis y organizar la descriminalización del cannabis

 

Con todo lo que está ocurriendo, con la mayor sensibilidad social, el apoyo de políticos y miembros de fuerzas de seguridad y los cambios que están acontenciendo con respecto al cannabis en otras partes del mundo, el Reino Unido parece que va a dar también un paso adelante. El Ministro del Interior Sajid Javid anunció que revisaría el uso medicinal del cannabis: “Desde que me convertí en Ministro del Interior, me ha quedado claro que la posición en la que nos encontramos actualmente no es satisfactoria. No es satisfactorio para los padres, no es satisfactorio para los médicos y no es satisfactorio para mí. He llegado a la conclusión de que es hora de revisar la clasificación de la cannabis.”

 

Con todo, se trata de una revisión en base a criterios estrictamente médicos. Javid subrayó que no se trata de que el gobierno legalice el cannabis para uso recreativo, por lo que seguirán vigentes las sanciones por suministro y posesión no autorizados.

 

Fuente: The Independent

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *