extracciones

BHO, DHO o RHO: todo lo que necesitas saber sobre las extracciones

La cultura del cannabis está evolucionando a pasos agigantados. Las tendencias que giran en torno a la forma en la que consumir la hierba están cambiando, creando una amalgama de posibilidades muy diferentes.

En este contexto, desde hace ya unos años, se ha consolidado el Dab o Dabbing (el consumo de concentrados de marihuana BHO/DHO/RHO mediante pipa de agua) como uno de los más extendidos. Su origen proviene de los años 60, cuando algunos consumidores de hachís y marihuana calentaban la hoja de los cuchillos para, cuando estaba incandescente, depositar la cantidad deseada y aspirar el humo con una caña o tubo. Con la aparición de las pipas de agua el proceso se hizo mucho más sencillo. Actualmente, consiste en calentar el nail, una pieza de titanio, vidrio o cerámica, de una pipa de agua y, una vez caliente, se posa la cantidad elegida de la extracción y se inhala.

Gracias a esta nueva forma de consumo, el proceso de extracción de los concentrados ha ido mejorando tanto en la forma como en el producto.

Actualmente, son tres los modos de proceder más populares en cuanto a extracción de cannabis se refiere: extracción por Butano (BHO), extracción por DME (DHO), y la última en llegar, la extracción por presión y calor (RHO o Rosin Hash).

Extracción por butano (BHO)

Del inglés, Butane Hash Oil. En castellano de toda la vida, extracción por butano. El proceso Mediante la presión ejercida por el gas butano presurizado en un tubo congelado y lleno de cogollos se obtiene este tipo de extracto. Ha supuesto un grandísimo avance en las técnicas de extracción y ha posibilitado la aparición de nuevas, ya que hay que recordar que esta fue la pionera. La única observación que hacer, es que al estar extrayendo con gases, siempre hay que hacerlo en un lugar abierto, limpio y seco, minimizando siempre las posibilidades de accidente, y teniendo siempre en cuenta la peligrosidad de la utilización de gases y la toma de medidas de seguridad adecuadas.

Podéis encontrar el gas butano para extraer en cualquier tienda de tabaco o supermercado, la única recomendación es que si os decantáis por este proceso, elijáis un gas butano sin impurezas. De esta forma de extracción es de la que surgen la mayor cantidad de concentrados, y en función de cómo se traten después del proceso de obtención, potencian en mayor o menor medida tanto sabor como porcentaje de THC.

8290163034_92e17382b5_o

BHO por JovSB

Extracción por DME (DHO)

Del inglés, DME Hash Oil. En castellano, extracción por DME. El proceso es el mismo que el del BHO, solo que en vez de butano, se usa este gas. El DME, es un gas menos popular que el butano, pero muy usado en las industrias alimentaria y farmacéutica. Éste, no tiene ningún efecto perjudicial (si se hace todo el proceso bien con butano tampoco hay ningún efecto nocivo) ya que es un gas mucho más limpio, con ninguna impureza e inocuo para las personas. Además, el DME puede producirse de manera vegetal, sin tener que producir CO2, siendo mucho más ecológico.

Si queréis comprarlo, se comercializa como Dexso DME. Los tipos de concentrados que salen, son los mismos que los del BHO, ya que la técnica aplicada es la misma que con el butano.

Bote de DexoDME

Bote de DexoDME

Extracción por presión y calor (RHO) o Rosin Hash

Tal y como explica el nombre, estamos ante una técnica de extracción sin disolventes ni sustancias ajenas a la planta donde la clave de la extracción está en la presión y el calor para extraer. Con papel de horno, una simple plancha del pelo, y buenos cogollos, podemos obtener todo el RHO que queramos. Tan solo basta con envolver los cogollos en papel de cocina, envolverlo todo con papel de horno antiadherente, y presionar cuidadosamente con la plancha para el pelo para obtener esta extracción.

El único problema que le vemos a esta forma de extracción, es que al no poder regular la temperatura, la calidad del concentrado puede ser menor. Para ello, haciendo una inversión algo mayor, se pueden comprar máquinas extractoras de presión, que ya están siendo comercializadas por varias marcas. Aun así, las ventajas de este proceso son claras; no hay disolventes, por tanto es una forma muy barata y más sana de extraer, y la otra es que el consumo puede ser inmediato.

_mg_3888

RHO en ExpoGrow 2016

Las investigaciones en cuanto a los efectos medicinales de los concentrados de cannabis en el cerebro todavía son nimias, y esperamos que el número vaya aumentando. Lo que si que es cierto es que al multiplicar los efectos psicoactivos del THC, en ocasiones hasta por 5, hay que ser prudentes en su consumo y adecuar las dosis a las sensaciones que tengamos. Hay que recordar que este producto es para versados en la materia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *