Podemos de Andalucía

Andalucía se suma a la lista por la legalización de la mano de Podemos

El Parlamento Andaluz registró ayer una proposición no de ley gracias al Podemos Andalucía, con la que pretenden debatir ante el Pleno el contexto que gira en torno del cannabis, para regular todos sus usos, desde el medicinal al lúdico.

Ayer, el grupo del Parlamento de Andalucía adscrito a Podemos, inscribió en el registro de la cámara autonómica una proposición no de ley (PNL), mediante la cual se pretende debatir y dilucidar, en el pleno, cuál es la situación del cannabis para regularlo y normalizarlo, sobre todo, desde la Junta de Andalucía. La iniciativa, pretende reclamar no sólo el uso terapéutico, si no que entienden que también debe regular su situación el lúdico.

Parlamento de Andalucía

Parlamento de Andalucía

En el escrito que presentaron, solicitan que la Junta de Andalucía sea soberana en competencias de agricultura y ocio para, de esta manera, crear un marco regulatorio que luche de forma directa contra el mercado negro y la economía sumergida, legislando, sobre todo, la producción del cannabis, del que se pretende normalizar su consumo. Así, y de esta forma, se consigue dar dos veces en la diana, ya que se protege a los consumidores luchando contra un mal general; la creación de mafias y el mercado negro.

El autocultivo como ‘fenómeno imparable’

Uno de los motivos más claros por los que Podemos pide esta regulación, es debido a un fenómeno imparable llamado autocultivo. Con la evolución en las técnicas de horticultura urbana, con la disposición de todo el material de cultivo en cualquiera de las tiendas dedicadas a esta temática, a día de hoy, es imposible frenar la afirmación de que cualquiera puede plantar cannabis en su casa.

El cultivo urbano está muy extendido y cuesta más frenarlo que regularlo

El cultivo urbano está muy extendido y cuesta más frenarlo que regularlo

La facilidad en los desarrollos logísticos de producción hortícola hasta en lugares urbanos, hace que sea más preciso crear una serie de programas educativos que la prohibición, para que la gente tenga el conocimiento necesario, tanto en materia lúdica como medicinal, para desarrollar sus propias plantas de forma correcta.

La argumentación moral, algo obsoleto

Uno de los argumentos que más nos han gustado en Nekwo, y que mas hemos valorado, porque va en la línea de lo que pensamos (como casi todo en general de este tipo de iniciativas), es la visión que tienen alrededor del prisma con el que mirar esta situación que trata sobre una planta de la naturaleza. Como bien exponen en su acta:

‘Desde principios del siglo XX determinadas conductas individuales de los ciudadanos han sido consideradas peligrosas o perjudiciales por parte de quiénes ocupan los puestos de responsabilidad pública para imponer a la ciudadanía una determinada línea de pensamiento y de moral’

El estigma que tenemos los usuarios de cannabis ha día de hoy, va más allá de el hecho que concierne a la cuestión. El cambio referencial viene desde las nuevas generaciones más jóvenes, que ya entienden y definen al cannabis como un consumible más que debe estar regulado, del que no se debe abusar, y del que se pueden extraer fármacos para diferentes enfermedades. Con el paso del tiempo los referentes sociales han cambiado y los individuos comienzan a ser más conscientes de que son libres y pueden elegir con su pensamiento el tipo de ocio, salud o consumo que ellos quieran tener (siempre y cuando no interfiera en la libertad del otro).

Cada vez se une más gente a las marchas pro cannabis

Cada vez se une más gente a las marchas pro cannabis

Las actuales leyes prohibicionistas, basadas en meras formulaciones falsas o estudios obsoletos (que poco a poco se están desmoronando con la llegada de estudios científicos más novedosos que avalan muchos beneficios y que también están restando muchos mitos), han ido restando capacidad de elección y ‘limitando las ideas, la salud y la libertad de pensamiento o de consumo’ debido a la moral bajo la que se cimentan.

Esto, unido al dato clave, de que no existe ningún registro de intoxicación por consumo con el resultado de muerte por el cannabis hace que sea necesario regular la planta, su producción y sus usos.

La legalización trae consigo beneficios sociales

Como comentábamos algunas líneas más arriba, la situación actual no hace más que generar problemáticas que giran alrededor de una planta, de algo natural que surge de la naturaleza, no como compuesto químico o manufacturado. Toda la articulación sistemática de referentes negativos que desde los años 60 se ha ido grabando en el disco duro de la sociedad (el inconsciente cognitivo que nos presta la capacidad de crear un significado asociado a una palabra) ha acabado por generar más problemas de los que se pretendía.

Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía

Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía

Por ejemplo, Podemos, en su escrito trata de poner solución a la problemática del mercado negro, la creación de mafias y lobbies cannábicos ya que sospecha, de alguna forma que el mantenimiento de esta prohibición hace que sea

‘…perfectamente lícito sospechar que desde los poderes públicos se sostenga la existencia de mercados ilegales y la prohibición como consecuencia de la influencia sobre la política de grupos de poder asociados al narcotráfico’.

Legalizando el cannabis, sus usos y su producción, además de acabar con este problema se generaría una larga lista de beneficios. Desde podemos, apuntan a diferentes consecuencias positivas (argumentadas con datos).  Éstas van, desde un mayor atractivo turístico, hasta una reactivación de la agricultura en la extensa región de Andalucía, un incremento ingente de la recaudación por parte del gobierno de la comunidad y ocasionando numerosas ventajas a los cuerpos de seguridad del estado.

Desde Nekwo, seguiremos al tanto de cómo va resultando el proceso de esta PNL confiando en que si se continúa en esta línea de presión por lo que es justo, los resultados llegarán en menos de lo que nos esperamos, sobre todo, porque la legalización transciende al mero hecho de dejar que se consuma o se cultive una planta o sus flores, ya que se trata de no coartar el poder y la libertad de decisión que tiene la sociedad y sus individuos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *