El alivio del dolor, principal uso del cannabis medicinal

Un nuevo estudio publicado de Health Affairs revela que la razón principal por la que se consume marihuana con fines medicinales, es la del alivio del dolor crónico.

Con datos de pacientes con licencia de más de 20 estados, el estudio parece confirmar que los usos principales de la marihuana con fines medicinales están apoyados por la evidencia científica.

 

“Hicimos este estudio porque queríamos entender las razones por las que la gente usa cannabis con fines médicos y si esas razones se basan en la evidencia”, afirma Kevin Boehnke, autor principal del estudio e investigador del departamento de anestesiología y del Centro de Investigación del Dolor Crónico y la Fatiga.

 

Alivio del dolor basado en la evidencia

“Este hallazgo concuerda con la prevalencia del dolor crónico, que afecta a unos 100 millones de estadounidenses”, señaló Boehnke.

Otro de los usos del cannabis basado en la evidencia científica es el del alivio de las náuseas y vómitos producidos por tratamientos de quimioterapia.

A pesar de que 33 estados aprueban el uso medicinal del cannabis (y 10 el recreativo), a nivel federal sigue siendo una sustancia prohibida. Los efectos psicoactivos y adictivos del THC, el principal cannabinoide de la marihuana, aunque menos peligrosos que los del alcohol, son la razón por la cual el cannabis sigue siendo anatemizado en casi todo el mundo.

Sin embargo, parece ser que es en este cannabinoide donde residen las principales propiedades analgésicas del THC, capaz de combatir el dolor a nivel central y neuropático, siendo efectivo allá donde analgésicos tradicionales resultan inútiles.

Por su parte, el CBD, otro de los principales cannabinoides de la marihuana, sin efectos psicoactivos pero con múltiples aplicaciones terapéuticas, también parece tener propiedades analgésicas, pero más bien asociadas a su capacidad antiinflamatoria y de potenciamiento de los receptores de la glicina, ayudando a la supresión de los dolores neuropáticos e inflamatorios.

A pesar de que ambos cannabinoides pueden potencialmente ser efectivos contra el dolor, comienza a menudear la evidencia que apunta hacia el efecto Entourage, es decir, hacia la sinergia que se produce cuando se consumen combinaciones de estos dos cannabinoides.

Precisamente porque el CBD no produce efectos intoxicantes ni adictivos, su incursión en el mercado legal y su tremenda popularización están haciendo de este cannabinoide una opción principal para el auto tratamiento del dolor, principalmente dolores musculares.

Pero los profesionales de la salud advierten que el CBD no debería ser considerado por defecto como una primera opción para el tratamiento de dolores crónicos.

“El CBD es increíblemente accesible, ya que está disponible en línea a través de una gran variedad de proveedores. Sin embargo, el control de calidad para la seguridad (por ejemplo, si hay disolventes residuales, pesticidas, etc.) y la potencia es ampliamente variable”, señala Boehnke. “Eso puede cambiar a medida que se realizan más ensayos clínicos, pero en este momento no entendemos qué cannabinoides y vías de administración son mejores para qué tipos de dolor”.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *