5 usos potenciales del CBD que no conocías

El CBD es el principal cannabinoide no psicoactivo del cannabis. En los últimos años está ganando popularidad debido al aumento de investigaciones médicas que sugieren un amplio abanico de propiedades terapéuticas de gran potencial para desarrollar tratamientos. También comienza a usarse cada vez más como aditivo en productos de consumo y cosméticos. A pesar de todo, el CBD todavía adolece de una falta clara de regulación, por lo que conviene informarse muy bien antes de emplear cualquier producto o tratamiento que lo incluya. No obstante, se trata de una sustancia relativamente segura dado que no produce efectos psicoactivos ni presenta un perfil como sustancia de adicción.

 

A continuación, os contamos 5 usos potenciales del CBD que posiblemente no conocías.

Para mejorar el sueño

Ocasionalmente se pueden aprovechar los efectos secundarios de una sustancia para ampliar el rango de sus posibilidades terapéuticas. No es extraño que un alérgico haya descubierto que puede aprovecharse de la somnolencia que producen algunos anti-histamínicos para combatir un episodio de insomnio.

De esta forma, el CBD también se perfila como un efectivo inductor del sueño administrado convenientemente. Mucha gente asocia anecdóticamente el consumo de CBD a una mejora de la calidad del sueño, por lo que un efecto secundario a priori negativo como la somnoliencia podria utilizarse a favor de ciertos desórdenes.

Según Project CBD, el CBD en dosis bajas induce un moderado estado de alerta dado que activa los mismos receptores de adenosina que la cafeína, pero según informan algunos pacientes, su consumo unas horas antes de dormir produce un efecto equilibrante que mejora el sueño.

Como tratamiento casero anti-acné

Dadas las propiedades antiinflamatorias del CBD y su capacidad de reducir la producción de grasa capilar, este cannabinoide se perfila también como un potencial tratamiento para el acné, una condición que afecta a alrededor de un 9% de la población. Un estudio de laboratorio de 2014 halló que el aceite de CBD evita que las células de las glándulas sebáceas segreguen un exceso de sebo, ejerce acciones antiinflamatorias e impide la activación de agentes “pro acné” como las citoquinas inflamatorias.

Un estudio posterior de 2016 viene a confirmar el potencial del CBD como tratamiento anti-acné dadas sus propiedades antiinflamatorias.

Para dejar de fumar, otro de los usos potenciales del CBD

Un reciente estudio publicado en la revista Addiction sugiere con datos científicos, que el CBD “puede ser un prometedor y novedoso tratamiento para dejar de fumar debido a sus propiedades ansiolíticas, efectos secundarios mínimos e investigaciones que demuestran que puede modificar la prominencia de la ansiedad a las drogas.“

“Podría ser particularmente efectivo cuando los fumadores abstinentes están expuestos a señales que desencadenan una recaída, como cuando están con un amigo que enciende un cigarrillo, o en un lugar en particular que asocian con el tabaquismo”, explica uno de los autores, el Dr. Tom Freeman, un académico del King’s College de Londres.

Este estudio viene a confirmar otro estudio de doble ciego aleatorizado y con control de placebo de 2013 que ofrecía hallazgos preliminares sobre el potencial del CBD como tratamiento anti-tabaco. Dicho estudio constató una reducción del consumo de tabaco de un 40% en aquellos sujetos que se sometieron al tratamiento con CBD.

Para tratar la presión arterial alta

Generalmente siempre se ha asociado el consumo de cannabis a un aumento de la presión arterial, cuando se consideran sus efectos a corto plazo. El responsable de ello es fundamentalmente el THC, el principal cannabinoide psicoactivo de la marihuana. Pero el CBD, además de modular los efectos psicoactivos del THC, parece equilibrar también el incremento de presión arterial.

Así, consumido de forma aislada, reduce la presión arterial, según un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation. “Los datos muestran que la administración aguda de CBD reduce la presión arterial en reposo y el incremento de la presión arterial al estrés en humanos, asociada con un aumento de la frecuencia cardíaca”, concluye el artículo. “Estos cambios hemodinámicos deben ser considerados para las personas que toman CBD” aunque, afirman los autores, harían falta futuros estudios para determinar el papel del CBD en el tratamiento de afecciones cardíacas.

 

Para tratar algunos desórdenes neurológicos

Quizá esta sea el área en la que la investigación del CBD se muestra más prometedora. Ya se han desarrollado medicamentos con CBD, como Sativex, para tratar la espasticidad en la esclerosis múltiple en pacientes en los que los medicamentos convencionales no funcionan.

También empieza a haber evidencias preliminares sobre el potencial terapéutico del CBD en el tratamiento de otros desórdenes neurológicos como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer y comienza a aplicarse en el caso de epilepsias refractarias, para reducir la incidencia y gravedad de los ataques, o para el tratamiento de psicosis y la ansiedad, dadas sus propiedades neuroprotectoras.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *