20 de Abril Día Internacional del Cannabis

420 y algunos argumentos sobre la regularización del cannabis

Por el Día Mundial del Cannabis, queremos haceros una pequeña relación de datos reales que representan un beneficio, o una mejora para la sociedad en los lugares en los que se está legalizando o normalizando su situación.

Hoy es 20 de abril. El mismo día en el que, en 1971, un grupo de chavales en California, decidía reunirse a la hora que terminaba los castigos para los más rebeldes (4:20pm) en la plaza de la estatuilla de Louis Pasteur. Probablemente, estos jóvenes, jamás hubieran pensado que estaban sin querer, fijando la fecha más relevante en el calendario cannábico internacional, 420.

El 4:20 se ha convertido en un icono de la libertad cannábica, en un día, en el que mostrar al mundo que el cannabis no es el demonio y que es mucho más fácil regularlo y normalizarlo, que luchar contra la decisión autónoma e individual que toma una persona de consumirlo sea para el uso que sea.

Estatua de Louis Pasteur en la plaza donde se reunían los estudiantes a fumar a las 4:20pm

Estatua de Louis Pasteur en la plaza donde se reunían los estudiantes a fumar a las 4:20pm

Por ello, hoy hemos querido hacer un pequeño resumen acerca de las implicaciones beneficiosas que podría tener la legalización en la sociedad. Son muchas, y probablemente no podamos poner todas o nos dejemos alguna, pero lo que si está claro, es que la balanza se está comenzando a decantar para el lado bueno.

Salud con nuevas terapias para distintas enfermedades sin cura

Evidentemente y con el bombo que se está dando al cannabis medicinal, como medicina y no como consumible, no vamos a extendernos mucho. El cannabis ya está demostrado y se está demostrando con continuos estudios sobre los cannabinoides que posee, que es un contenedor de moléculas curativas para diferentes enfermedades.

Cannabis medicinal

Cannabis medicinal

Diabetes, fibromialgia, epilepsia, insomnio, Parkinson, cáncer, VIH…son sólo algunas de las enfermedades para las que ya se están desarrollando terapias y tratamientos con cannabis medicinal o sus derivados. Países como Argentina, Israel, muchos estados de Estados Unidos, Canadá, Alemania, Italia o Suiza ya contemplan el uso de estas terapias. Es un remedio natural, barato y que prácticamente cualquiera puede crear en casa. Una perfecta solución como complemento o sustitución de los tratamientos más tradicionales. En España, tenemos al Observatorio Español del Cannabis Medicinal velando porque esto sea posible.

Creación de empleo e ingresos para la economía del país

Durante este año, y el pasado, los debates en torno a la legalización en España se han disparado, incluso llegando al prime time televisivo, al congreso y al senado e incluso comenzándose a hacerse los primeros estudios de impacto económico sobre la legalización.

Regulación Responsable, la plataforma que está peleando por la legalización del cannabis, ha cifrado en 1200 millones de euros sólo en impuestos indirectos los que recaudarían las arcas del estado. Una cifra nada desdeñable, en la que fijarse sobre todo, en la elaboración de los presupuestos del país.

Trabajadores manicurando en una granja californiana.

Trabajadores manicurando en una granja californiana.

Además, fijándonos en estados o países, que ya han puesto en práctica la normalización del cannabis, como por ejemplo Estados Unidos, donde se han creado hasta la fecha 124.000 puestos de trabajo en todo el país, nos aseguraríamos que en España, pasaría lo mismo dada nuestra localización, con buen clima, buena temperatura y unas condiciones turísticas inigualables.

Seguridad tanto para usuarios como para no usuarios

El mercado negro por todo lo que implica, representa una problemática muy grande para el común de los mortales que conviven con él. Genera problemas y delincuencia, a la par que se pierden y evaden unos impuestos que para la sociedad, muchas veces serían de gran ayuda.

El dinero negro que se mueve con la venta del cannabis se reduciría

El dinero negro que se mueve con la venta del cannabis se reduciría

Por ello, regular y crear un marco normativo alrededor del consumo de cannabis, ayudaría a reducir la delincuencia, haciendo desaparecer en un porcentaje muy alto los grupos mafiosos relacionados con la producción y venta de la hierba.

Prevención de consumos adictivos y un mayor control y seguimiento de calidad del producto

Al igual que el que se bebe un vaso de vino, o se toma un café, los que consumimos cannabis, debemos de tener la seguridad de que lo que estamos consumiendo ha tenido unos estándares a la hora de su cultivo o producción, distribución y venta.

De la misma forma, es necesaria que esté disponible toda la información del producto, como se hace con cualquier producto consumible o destinado para el consumo, porque no es lo mismo beberse un vino tempranillo que un añejo, ya que tanto la situación como el contexto en el que se vaya a usar, variará su uso.

Equiparando estos derechos del consumidor, estaríamos a la vez en disposición de establecer cual es el consumo responsable del cannabis. Informar de las ventajas y desventajas es un deber, que aunque se lleva años haciendo, no tiene la visibilización que debe. Cualquier cosa en exceso, es un problema, y las adicciones, no hacen más que contribuir a la imagen demonizada que tiene la sustancia como droga.

Cannabis, dinero e impuestos

Cannabis, dinero e impuestos

Con los millones de euros que se generarían con la recaudación de los impuestos por la legalización, se podrían millones de cosas con un fin social como por ejemplo, crear planes estatales para prevenir y reeducar en cuestión de cannabis, a los más pequeños y jóvenes, dándoles toda la información que necesitan para decidir de adultos, consumir o no. 

Mejora del medio ambiente y sostenibilidad

El cáñamo y el cannabis son plantas con una gran capacidad de fitorremediación, tanto del suelo (como vimos hace unas semanas en el artículo sobre sus propiedades antiradioactivas) como de la capa de ozono. Cultivos extensivos de cannabis y cáñamo, ayudarían a la reducción del CO2 emitido a la atmósfera, contribuyendo a una mejor oxigenación, una mejor calidad del aire que respiramos y una forma de paliar el efecto invernadero.

Además, facilitaría que se produjera y cultivara de forma abierta, en campos y al exterior, evitando los grandes consumos eléctricos de los cultivos a gran escala en interior que, como cuenta Vice en uno de sus últimos artículos, está trayendo implicaciones algo negativas para la sostenibilidad del medio ambiente.

Grandes cultivos en invernaderos serían posible

Grandes cultivos en invernaderos serían posible

Sea de la forma que sea, esperamos que la legalización del cannabis llegue pronto a nuestras fronteras, que la lucha que están llevando cientos de miles de personas en nuestro país pase por conseguir que se respete el derecho de decisión de las personas a consumir el fruto de una planta, que tiene miles de implicaciones positivas, desde épocas inmemoriales, tanto para el desarrollo del individuo como de la propia sociedad.

¡Feliz 420 a todos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *