Fitorremediación o como el cannabis puede descontaminar suelos

—Es que además —podríamos argumentar tras enumerar la extensa lista de propiedades beneficiosas o prácticas que tiene el cáñamo— el cannabis sirve para descontaminar suelos incluso afectados por contaminación radioactiva.
—¿Cómo? —preguntará alguien incrédulo, alguien que quizá nunca haya oído hablar de la fitorremediación, o sea, prácticamente nadie.

¿Qué es la fitorremediación?

La fitorremediación es un conjunto de métodos que aprovechan la capacidad de ciertas plantas para absorber, acumular, metabolizar, volatilizar o estabilizar contaminantes presentes en el suelo, aire, agua o sedimentos (como metales pesados, metales radioactivos, compuestos orgánicos y compuestos derivados del petróleo). Estas llamadas fitotecnologías ofrecen numerosas ventajas en relación con los métodos fisicoquímicos convencionales, como por ejemplo su amplia aplicabilidad, bajo costo y, sobre todo, su sostenibilidad.

 

La sostenibilidad del cannabis

Antes de hablar de las propiedades descontaminantes del cannabis, cabría apuntar su gran sostenibilidad ambiental. Si consideramos las extensas aplicaciones del cannabis en un gran abanico de ámbitos, resulta sorprendente que sociedades avanzadas y racionales del siglo XXI no lo estén explotando como deberían.

La idea de la sostenibilidad es producir desarrollo sin amenazar las fuentes de los recursos naturales y ni comprometer los de las futuras generaciones, buscando la mayor armonía posible entre la sociedad y la naturaleza. El cáñamo se nos presenta como una materia muchísimo más adecuada en este sentido que muchas opciones convencionales.

Así, nos preguntamos por ejemplo qué hacemos fabricando papel a partir de árboles cuando podríamos hacerlo con cáñamo. Sí, sabemos que hoy se recicla mucho más que antes (pero aun no suficiente) y que el papel nuevo procede generalmente de bosques cultivados ex profeso. No obstante un cultivo de cáñamo produce cuatro veces más papel que un cultivo de árboles de la misma extensión, además de que el papel de cáñamo se puede reciclar más del doble de veces que el papel de pulpa de madera.

De igual forma, un biocombustible basado en el cannabis sería una alternativa mucho más ecológica, dado que al reducir la dependencia de los combustibles fósiles se reduciría la cantidad de COneto emitido a la atmósfera.

Podríamos quizá mencionar también sus aplicaciones en la industria textil, dado que el cáñamo es capaz de generar fibras de primerísima calidad, o en la construcción, con productos como el hempcrete u hormigón de cannabis, un material con unas excelentes características: más resistente y liviano que el cemento común, además de más maleable, y con excelentes propiedades termo-reguladoras, por lo que es ideal para aislamientos, así como de regulación de la humedad.

También sus apabullantes usos en medicina, cosmética y alimentación apuntalan el fantástico repertorio de aplicaciones de esta planta tan maltratada e infravalorada por reguladores miopes.

Pero es que además, como decíamos, el cannabis sirve para descontaminar suelos.

 

El cannabis y la fitorremediación

Gavin Stonehouse, un estudiante graduado en biología de plantas de la Universidad Estatal de Colorado, comenzó a cultivar en 2017 cáñamo en una mezcla especial de tierra dosificada con diferentes niveles de selenio para saber si el cultivo podía tolerar el selenio. Este mineral se encuentra naturalmente en la mayor parte del oeste de los Estados Unidos y es un contaminante ambiental muy nocivo cuando es producido en exceso por la actividad industrial o agrícola. Según Stonehouse, el cáñamo resultó ser súper tolerante al selenio. Ninguna planta murió y solo aquellas sometidas a mayores concentraciones del mineral mostraron ciertos signos de estrés. “Si se puede limpiar el medio ambiente y aún así obtener un producto comercial”, dice Stonehouse, “se están matando dos pájaros de un tiro”.

Esta capacidad del cannabis para sacar el selenio (y otros contaminantes) del suelo se conoce como fitorremediación. En realidad la fitorremediación también se puede aplicar al agua o al aire. En esencia es retener o degradar contaminantes orgánicos e inorgánicos utilizando plantas. En un sentido más amplio hablamos de biorremediación, cuando se usan, además de plantas, hongos, microorganismos o enzimas para los mismos fines.

Aunque la palabra fitorremediación (del griego phyton «planta» y del latín «remediare») es un neologismo, el concepto de descontaminar usando plantas ya existía hace 3000 años, por ejemplo, para la purificación del agua.

De hecho, la palabra fitorremediación se la debemos al Dr. Ilya Raskin, del Centro de Biotecnología para la Agricultura y el Medio Ambiente de la Universidad de Rutgers. Raskin fue miembro del grupo de trabajo original del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que examinó el área de Chernobyl. En 1998 se plantó cáñamo industrial con el fin de eliminar los contaminantes en la zona.

“El cáñamo está demostrando ser una de las mejores plantas fito-remediativas que hemos podido encontrar”, dijo Slavik Dushenkov, un investigador científico. “Para los contaminantes específicos que probamos, el cáñamo demostró tener muy buenas propiedades de fitorremediación”.

 

Fitorremediando en Italia

Vincenzo Fornaro le contaba a CBS que durante generaciones su familia había producido carne y queso ricotta a partir de ovejas. Pero en 2008 el gobierno italiano descubrió una peligrosa dioxina en los suelos de Taranto, Italia, procedente de una cercana planta siderúrgica, la más grande de Europa, que, durante años, había ido contaminando los suelos de la región.

Hubo que sacrificar al rebaño entero (600 cabezas) y la economía que durante generaciones había mantenido a su familia ya no tenía sentido en una región echada a perder por la contaminación. Así pues, conocedor de las propiedades fitorremediadoras del cáñamo, Fornaro se dedica ahora al cáñamo industrial con el que dispone de una economía al tiempo que ayuda a descontaminar los suelos en los que una vez pastaban las ovejas.

—¿Crees que la marihuana es el futuro de tu granja? —le preguntaba Seth Doane de CBS a Fornaro.
—Sí, absolutamente.

Hemp Business Day analizará el nuevo mercado del cáñamo y CBD

Hemp Business Day analizará temas tan interesantes como el protagonismo del cáñamo como actor principal en la lucha contra el cambio climático, las nuevas aperturas empresariales, el marco legal y los avances en las actuales aplicaciones médicas, cosméticas y alimentarias.

 

La I edición del HEMP BUSINESS DAY se celebrará el viernes 26 de abril en el recinto Ferial FICOBA (Irun, Euskadi).

El próximo viernes 26 de abril en FICOBA se celebrará el HEMP BUSINESS DAY, el primer Congreso del Cáñamo y el CBD del Sur de Europa. Este innovador evento pretende visibilizar y dar respuestas a las necesidades informativas que numerosas personas afines y profesionales de este sector se plantean debido a las increíbles oportunidades generadas en este nuevo mercado, ofreciendo las herramientas adecuadas para hacer frente a los retos que de él se derivan.

Los ponentes y expertos invitados al Congreso harán un repaso a todas esas diferentes aplicaciones con las que cuenta este sector, desde los sectores de la alimentación, textil y energético (biocombustibles) hasta el de la construcción o las aplicaciones médicas y farmacéuticas del CBD.

 

Cáñamo contra el cambio climático

Dentro del panel 3 del HEMP BUSINESS DAY se discutirá, entre otros asuntos, las opciones que ofrece esta industria para poner solución a una enorme cantidad de problemas relacionados con la ecología. Muchas voces reclaman el protagonismo del cáñamo como actor principal en la lucha contra el cambio climático. En este panel, de la mano de especialistas como el canadiense Carl Martel, se discutirán aspectos como la reducción de la deforestación y el uso de pesticidas que el cultivo de cáñamo podría propiciar, y a su potencial para sustituir en gran parte a la madera en muchos de sus usos (papel, construcción, combustible).

El cáñamo en la industria textil y en la construcción

Se analizarán además las posibilidades de esta planta para atender las necesidades de la industria textil, ya que el cáñamo está considerado como la fibra textil de origen vegetal más resistente, larga y suave y podría sustituir fácilmente el cultivo de algodón.

También se plantearán las diferentes posibilidades del cáñamo como material de construcción, ya que países como Reino Unido, Holanda o Alemania ya lo tienen en cuenta como uno de los principales materiales de construcción por sus características aislantes y con gran inercia térmica, además de ser un material de carbono negativo, dado que durante su producción puede llegar a absorber y fijar más dióxido de carbono del que genera.

 

Medicina, cosmética y alimentación

Una de las aplicaciones más destacables de este sector es el de los medicamentos. En la mesa 2 del HEMP BUSINESS DAY se hará un repaso a las diferentes aplicaciones médicas de esta industria, además de las cosméticas o alimentarias. En ella, ponentes como Arnaud Cohen, de la empresa británica Harmony o Simon Anderfuhren, investigador suizo, nos ofrecerán algunas de las claves de este mercado revolucionario del CBD y sus aplicaciones médicas o terapéuticas.

Estudios clínicos avalan al CBD como elemento eficaz para combatir el dolor de la artritis, la fibromialgia, la esclerosis múltiple, las migrañas, la molestia en las articulaciones y en los huesos en general, sin ningún tipo de efecto psicotrópico.

 

La cambiante situación legal del cáñamo

Las explicaciones de todas estas aplicaciones vendrán acompañadas de una panorámica del marco legal de este tipo de productos, el cual está en total efervescencia y está cambiando más rápidamente de lo que muchos pueden asimilar en un escenario que se va construyendo día a día.

Para ello ponentes de la talla del checo Tomas Sadilek o de la estadounidense Shawn Hauser repasarán el estado actual de estos mercados desde el punto de vista legal, explicando las tendencias en Europa y Estados Unidos.

Además, de la mano de expertos como el eslovaco Boris Banas, y otros responsables de empresas del sector se hará un acercamiento a los avances que han tenido lugar en este mercado con cambios tan significativos como la regulación a nivel federal del cáñamo en EEUU (la aprobación de la Farm Bill), el reciente pronunciamiento de la Organización Mundial de la Salud sobre el CBD o la aprobación del primer medicamento basado en este cannabinoide: el Epidiolex.

El HEMP BUSINESS DAY brinda una oportunidad única tanto al profesional como a las personas afines interesadas en este sector, un espacio de acercamiento al mercado actual del Cañamo y el CBD, aún desconocido en España, pero con un prometedor futuro por su potencial para generar riqueza y empleo.

Los profesionales, empresas y personas interesadas en asistir al HEMP BUSINESS DAY (HBD) deberán inscribirse mediante la web oficial: www.hempbusinessday.com. El aforo de este evento único es limitado.

 

Grecia instala máquinas expendedoras de cannabis

Las máquinas expendedoras de cannabis van dejando de ser una novedad en EE.UU. o en Canadá, donde es posible encontrarlas desde hace años, pero en Europa son todavía algo exótico, incluso como concepto.

Pero parece que para los griegos va a dejar de serlo, desde que Hemp Oil, la primera empresa autorizada en Grecia para la venta de productos basados en el CBD, instalase a principios de mes una de estas máquinas en la Avenida Panepistimou, en en centro de Atenas.

Los compradores podrán adquirir de estas máquinas expendedoras de cannabis de uno a tres gramos de cannabis CBD a un precio de entre 10 y 15 euros por gramo, según asegura Grigoris Morakos de Hempoil. “Esta máquina es la primera en Grecia, (…) cualquier persona interesada podrá comprar su cannabis. La idea es aprovechar la temporada de turismo que comenzará muy pronto”.

La máquina ha sido instalada enfrente de una de las tiendas de Hemp Oil, en colaboración con la empresa italiana Terre di Cannabis que produce variedades ricas en CBD de lo que allá se conoce ahora como “cannabis light”, es decir, cannabis legal con menos de un 0,2% de THC, por lo que no tiene efectos embriagadores.

En el frontal de las máquinas expendedoras de cannabis se puede leer en inglés: “100% cannabis legal; máxima calidad italiana; cultivos de exterior; cogollos sin semillas”.  Los productos se podrán pagar en efectivo o con tarjeta.

El director de la compañía Christos Botsis dijo al semanario griego Protho Thema: “Esta idea fue presentada por nuestra compañía en la Expo Balcannabis y fue colocada hoy en el corazón de la ciudad. Pondremos otra máquina en Tesalónica frente a la Torre Blanca”.

Botsis afirma que la compañía planea colocar más máquinas en hoteles y áreas turísticas.

 

Crece el mercado de cannabis en Grecia

El gobierno griego legalizó la marihuana industrial en 2017 y en marzo de 2018 una ley permitió el cultivo, refinación, procesamiento y envasado de marihuana medicinal y productos farmacéuticos derivados. En noviembre del mismo año, las autoridades comenzaron a emitir licencias de producción de cannabis medicinal a dos empresas privadas griegas, Biomecann y Bioprocann, pero la cola de interesados en obtener licencias está generando unas expectativas de inversión que podrían rondar los 185 millones de euros en inversiones y podrían generar centenares de puestos de trabajo.

El Viceministro de Economía y Desarrollo de Grecia señaló que el mercado griego de cannabis medicinal tiene un gran potencial. La industria se orienta principalmente a la exportación y grandes inversores de Canadá, Israel y otros países ya han puesto su ojo en el país mediterráneo. No obstante, las autoridades no tienen planes para legalizar el mercado de consumo de cannabis.