Las 10 propiedades medicinales del cannabis

Que el cannabis es una planta sorprendente, con multitud de propiedades medicinales o terapéuticas, está más allá de toda duda. Muchas de ellas las conocemos por los usos tradicionales que la planta ha tenido a lo largo de la historia.

Pero la ciencia moderna no solo está confirmando estas propiedades, sino que está descubriendo otras, algunas de ellas con inmensas posibilidades. En muchas partes del mundo estamos experimentando un nuevo despertar del cannabis. Gracias a la reforma de las legislaciones de algunas zonas, la investigación científica se está avivando. Lamentablemente, el prohibicionismo imperante en muchas otras dificulta la investigación y retrasa nuestro conocimiento.

 

 

El peligro de los falsos mitos sobre las propiedades medicinales del cannabis

Consecuencia del prohibicionismo también es el surgimiento de falsos mitos entorno a las propiedades medicinales del cannabis, tanto por exceso como por defecto. Quien esto suscribe no deja de ver en las redes sociales ejemplos de estos mitos en discusiones sobre el cannabis. Por un lado están los que infravaloran o desestiman las propiedades terapéuticas del cannabis, alegando que como mucho puede servir de analgésico o que se trata de un discurso falaz  pro-legalización.

 

Por otro lado, están aquellos que exageran las propiedades terapéuticas del cannabis, adjudicándole propiedades que no tiene o que no se ha demostrado que tenga. Así, nos hemos encontrado con gente que, con toda la tranquilidad del mundo, asegura que el cannabis cura el cáncer o el glaucoma, y que el prohibicionismo es una conspiración de las farmacéuticas para evitar el acceso a tan maravillosa medicina y cronificar así las enfermedades.

 

Ambos discursos son tremendamente dañinos a la hora de defender la legalización del cannabis, especialmente el medicinal. Cuando se exageran por exceso o por defecto las propiedades del cannabis, se genera un sustrato de desconfianza hacia el mundo del cannabis en general, sobre todo por parte de aquellas personas reacias a considerar su legalización. Por ello, es responsabilidad de los comunicadores del cannabis, y por extensión de cualquier persona que trate el tema del cannabis medicinal, de defenderlo con propiedad, apelando siempre que se pueda a la ciencia o, en su defecto, al arraigo del conocimiento popular.

 

 

10 propiedades medicinales del cannabis

La mayoría de propiedades medicinales del cannabis se atribuyen a sus dos cannabinoides principales, el THC y el CBD, pero el cannabis es una planta muy compleja con alrededor de 400 compuestos, siendo más de 60 de ellos cannabinoides. De algunas de las siguientes propiedades hay suficiente evidencia científica y de otras hay indicios anecdóticos suficientes como para justificar futuras investigaciones.

 

  • Tratamiento del dolor crónico y de enfermedades con cuadros de dolor asociados.

Quizá el tratamiento del dolor sea el principal uso del cannabis medicinal. Parece resultar efectivo en cuadros de dolor crónico, dolor neuropático e incluso se pueden tratar dolores localizados mediante ungüentos con CBD.

 

  • Tratamiento de espasmos musculares en esclerosis múltiple, dolores y rigidez de artritis

La marihuana parece funcionar contra espasmos musculares allá donde tratamientos convencionales apenas logran un resultado. También alivia las contracciones y el dolor en la esclerosis múltiple, y la inflamación con el dolor asociado en la artritis reumatoide. El cannabis también mejora el sueño de estos pacientes por lo que aumenta su calidad de vida.

 

  • Control de crisis epilépticas

 Quizá los casos más dramáticos en los que se aprecian los beneficios terapéuticos del cannabis sean las epilepsias refractarias, aquellas para las que ningún tratamiento convencional funciona. El cannabis usado en pacientes con epilepsias devastadoras como el síndrome de Dravet, que afecta a niños, experimentan mejoras espectaculares. Claro que, para las autoridades médicas, se trata de casos anecdóticos (por mucho que abunden) aunque ya comienza a menudear la evidencia científica.

 

  • Potencial tratamiento contra la expansión del cáncer

 Aunque se trata de una investigación sobre células cancerosas en laboratorio, los resultados sugieren que el CBD en combinación con otros compuestos del cannabis, podría detener la metástasis en cánceres agresivos. Otros estudios en ratones sugieren que el THC y el CBD podrían reducir el crecimiento o el tamaño de tumores en dosis adecuadas.

 

  • Tratamiento contra la ansiedad

 Muchos consumidores de cannabis, especialmente los moderados, lo que persiguen no es colocarse sino relajarse. Hay estudios que demuestran que el cannabis, en bajas dosis, produce efectos relajantes, mientras que en dosis mayores pueden producir ansiedad, es decir, el efecto opuesto. En este sentido podemos aplicar la frase “si te pasas te lo pierdes”.

 

  • Estrés post traumático

Otras de las propiedades medicinales del cannabis que se ha demostrado es que los endocannabinoides (cannabinoides que produce nuestro propio organismo) ayudan a regular el sistema responsable del miedo y la ansiedad en el cerebro y el cuerpo. En algunos estados de EE.UU., una de las principales causas para solicitar licencias de consumo de cannabis medicinal es el estrés postraumático. Pero todavía hay muchas cuestiones en el aire acerca de la conveniencia de tratar este tipo de desorden con cannabis sin un control absoluto de dosis y compuestos. La razón la podéis encontrar en el punto anterior.

 

  • Alzheimer y reducción de temblores en Parkinson

El cannabis parece tener algunas propiedades neuroportectoras. Investigadores israelíes han hallado que el cannabis reduce notablemente los temblores en la enfermedad de Parkinson hasta el punto de mejorar la motricidad fina. También, aunque en estadíos tempranos de investigación, parece que el THC retarda la formación de placas amiloides al bloquear la enzima en el cerebro que las produce. Estas placas matan las células cerebrales y están asociadas con el Alzheimer. Otros estudios sugieren que el dronabinol, un medicamento basado en el THC, reduce el comportamiento errático en cuadros de demencia.

 

  • Analgésico, antiemético y estimulador de apetito en tratamientos de cáncer 

Ya hablamos de la capacidad del cannabis para tratar el dolor en el punto 1. Esto se aplica también al cáncer y a las molestias derivadas del tratamiento de quimioterapia. El cannabis reduce la náusea e incrementa el apetito en pacientes de cáncer.

 

  • Tratamiento contra el alcoholismo y dependencia de otras drogas.

Quizá les sorprenda a algunos, pero el cannabis se está investigando también por su potencial para reducir la dependencia de drogas duras, incluido el alcohol. Comienza a haber evidencia anecdótica de que cannabis y alcohol son mutuamente excluyentes, es decir, que cuando ambas sustancias están igualmente accesibles, la tendencia es a dar preferencia al cannabis que al alcohol. Esto tiene especial relevancia si tenemos en cuenta que el cannabis es una sustancia mucho más segura que el alcohol.

 

 

  • La marihuana puede ayudar con las enfermedades inflamatorias intestinales.

La enfermedad de Crhon o la colitis ulcerosa podrían ser tratadas con cannabis. Un estudio de la Universidad de Nottingham descubrió que compuestos del cannabis interactúan con las células del cuerpo que juegan un papel importante en la función intestinal y en las respuestas inmunológicas.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *